El Poder de las Palabras

Cuándo fue la  última vez que te dijeron palabras bonitas. Palabras bonitas si  razón alguna, no para agradecerte un favor, no solo para reconocer tu esfuerzo, si no simplemente porque quisieron hacerlo. De un amigo, de un familiar, de un desconocido por ejemplo.

Cuándo fue la última vez que le dijiste a alguien palabras bonitas. Palabras bonitas sin razón alguna, no para agradecerle el favor que te hizo, no solo para reconocer su esfuerzo, si no simplemente porque quisiste hacerlo. A un amigo, a un familiar, a un desconocido por ejemplo.

“Por decir lo que pienso
sin pensar lo que digo.
Más de un beso me dieron
y más de un bofetón”.

Cómo unas sencillas palabras pueden arrancarnos una sonrisa, pueden cambiar nuestro estado de ánimo, pueden calmarnos y relajarnos. Ahora bien, las palabras también pueden herir si las usamos de la manera incorrecta, cuando reaccionamos de forma alterada  y no medimos lo que decimos y la brusquedad de las mismas. Eduard Punset nos comenta que hacen falta cinco cumplidos para resarcir un insulto.

Hace unas semanas, mi amigo Emprendedor en Marcha me hizo acordar de un cortometraje que ahora quiero compartir con ustedes, con el cual  surgió la idea de publicar este pequeño post.

La vida es un espejo, por lo tanto recuerden realizar algún cumplido a alguna persona. Verán cómo le cambian y mejoran el día, verán cómo le dibujan una sonrisa en el rostro (algunas hasta son contagiosas) y verán como sucede lo mismo con ustedes también.

  • Una palabra amable: puede suavizar las cosas.
  • Una palabra alegre: puede iluminar el día.
  • Una palabra oportuna: puede aliviar la carga.
  • Una palabra de amor: puede curar y dar felicidad.
  • Una palabra irresponsable: puede encender discordias.
  • Una palabra cruel: puede arruinar una vida.
  • Una palabra de resentimiento: puede causar odio.
  • Una palabra brutal: puede herir o matar.

Una palabra dicha (o escrita) de manera distinta, puede hacer una gran diferencia. Puede cambiar el mundo.



Anuncios

Acerca de Ricardo Callirgos Borbor

"Tal vez yo sea un poco orgulloso, seco, frío en el trato con los demás, pero tambien es verdad que soy extremadamente sensible con mis allegados: la familia y los amigos".
Esta entrada fue publicada en Reflexiones y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a El Poder de las Palabras

  1. Me ha encantado eso ultimo de “una palabra dicha de manera distinta puede cambiar el mundo ” 😉

  2. Luisy dijo:

    Me encanta tu blog …
    saludos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s